fbpx

Cuando llegan el otoño y el invierno lo primero que hacemos es sacar nuestra ropa más abrigadora para cuidarnos del frío, pero ¿sabemos qué hacer para también proteger nuestra piel?

En esta época la resequedad es mucho más notoria y molesta. No olvidemos que la piel es la primera defensa de nuestro organismo y como tal resiente los cambios en el ambiente y la temperatura.

Si bien, no podemos hacer nada para cambiar el clima, sí podemos cuidar y proteger nuestra piel para contrarrestar sus efectos, sobre todo si tenemos un tipo de piel sensible o seca.

Protegerse no es tan difícil, sigue estos consejos para que tu piel no sufra durante esta temporada:

ABRÍGATE BIEN

Sí, esto puede sonar muy obvio, pero evitar el shock de temperaturas muy bajas es una de las mejores técnicas en el clima frío. Evita utilizar ropa de fibras sintéticas porque éstas tienden a generar aún más resequedad al impedir la libre transpiración y mejor utiliza fibras naturales como el algodón, utilizando varias capas de ropa.

MANTENTE HIDRATADA

La hidratación correcta es muy importante a lo largo de todo el año, pero cuando las temperaturas bajan es aún más importante porque te permite ayudar a mantener la humectación natural de tu piel. Durante esta época es normal sentir menos sensación de sed y consumir una cantidad menor de líquidos, por lo que es importante que no olvides consumir agua a lo largo del día. Una manera de lograrlo es programar recordatorios en tu teléfono o siempre cargar con una botella reutilizable para que nunca olvides consumir la cantidad adecuada de agua.

HUMECTA

Ayudar a tu piel a estar bien humectada es muy importante, por lo que incluir productos con este propósito en tu Ritual de Bellez es vital para evitar el impacto del frío. Por ejemplo agregando un humectante a tu rutina diaria puedes darle protección a tu piel seca o una loción tónica es una gran aliada si tu piel es del tipo sensible.

NO TE OLVIDES DEL SOL

Aunque no sientas calor, los rayos del sol y la radiación UV siguen dañando tu piel. Recuerda no exponerte por periodos prolongados a la luz solar y aplicar siempre una pantalla solar, además de protegerte contra la luz azul de dispositivos electrónicos. Recuerda que antes de salir a la calle o de comenzar tu trabajo frente a la computadora siempre debes protegerte con un producto especializado.

Nunca olvides estos consejos, aunque parezcan acciones simples pueden marcar una diferencia absoluta en el cuidado de tu piel durante la temporada de bajas temperaturas.

¡Nos vemos en la siguiente entrada! Recuerda siempre abrigarte y que ahora que estamos más tapadas que nunca no hay mejor carta de presentación que tu rostro y tu sonrisa.